Palencia es una emoción:

09 febrero 2015

Viva Grecia

No he sido nunca demasiado dado a confiar en los estereotipos, no me atrevo a decir que nunca me hayan influido pero sí me siento refractario a ellos, más cuanta más experiencia acumulo.

Sin embargo especialmente en política nos vemos rodeados de ellos: Izquierda y sensibilidad social; derecha y españolismo. Con una vez al mes que se hojearan los periódicos se podría caer en la cuenta de la insensibilidad social de la izquierda que desviaba fondos en Andalucía para beneficio propio o del nacionalismo de pacotilla de quienes huyen a Suiza con el producto de su latrocinio.

Hay sin embargo algunos de esos estereotipos que si pueden más fácilmente parecer acertados. La aparentemente mayor insensibilidad social de la derecha, por ejemplo. Si me permiten el ejemplo irónico, la ley de desahucios fue del gobierno socialista de Zapatero, y sin embargo cuando más casos y más llamativos se han dado ha sido con el gobierno de Rajoy. Eso también es, me parece, debido a una mejor organización social de las masas de izquierdas, más concienciadas y más dispuestas al activismo. Insisto en que todo esto muchas veces es, subjetivo e interpretable.

Sin embargo la derecha española, generalmente bastante torpe, con mala comunicación pública, ganaría mucho más si tuviera una mayor preocupación social y se interesara viva y directamente por los más desfavorecidos. No se me ocurre una sola idea de derechas que pueda ser opuesta a esto, pero allá ellos y sus limitaciones. Quitarían a la izquierda la bandera de la defensa de lo social.

Es la izquierda la que vende este producto de cara a las masas, de cara a los medios y de cara a las elecciones. Y hasta estoy seguro de que hay mucho de verdad en ese interés general de la izquierda. Es ahora la izquierda griega, los más radicales de Tsipras, los que se proponen garantizar a los griegos más desfavorecidos una serie de condiciones mínimas de calidad de vida. Luz, techo, comida y sanidad aseguradas por el mero hecho de ser ciudadanos. No, no, no me pregunten de dónde va a sacar ese dinero un país en la más absoluta bancarrota, que ese es otro cantar… otro cantar casi imposible de realizar.

Pero a mí me parece que es bueno –aunque muy posiblemente ya sea demasiado tarde para los helenos- que determinadas mínimas garantías sean consideradas tan imprescindibles como los derechos humanos. ¿No deberían tener todos los ciudadanos garantizado un techo simplemente por ser seres humanos? Sé cuánto hay de demagogia en las pretensiones del gobierno griego, pero si esto se hubiese defendido hace decenios quizá no habrían llegado al pozo en el que se encuentran.

Me temo que será prácticamente imposible que en la actual debacle pueda llevarse a cabo, pero medidas de este tipo no tienen nada de socialistas y mucho de humanitarias. ¿Por qué la derecha española no se adelanta y esboza este tipo de ayuda a los más desvalidos?


En Grecia la bandera del nacionalismo no la ha llevado nunca la derecha, sino la izquierda, como se está viendo actualmente. No, no me fío de los estereotipos sociales o  políticos, pero hay veces que sí me parece que se cumplen… porque algunos no se movilizan para evitarlo.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.