Palencia es una emoción:

25 junio 2015

De Podemos a VOX

Desde hace mucho tiempo tengo la clara sensación de que España es un país de izquierdas; dicho de otra forma: en muchos ambientes sociales ser de izquierdas “viste” más que ser de derechas. El español que es de izquierdas presume de ello, el de derechas suele callar o al menos tratar de pasar desapercibido. Y aunque no viene a cuento de lo que voy a escribir, déjenme decir que además buena parte de la gente e izquierdas se cree con la obligación de predicar, de convencernos a los demás y salvarnos de nuestros errores. Qué pesadez.

La victoria de partidos de izquierdas suele ser más fácil que la del PP (Añadamos que en países como Francia hay hasta tres partidos de derechas, incluido el Frente Nacional, sin que nadie se rasgue las vestiduras) y suele ser acompañada de grandes alharacas de la prensa “independiente” (siempre vestida de progre, como decía más arriba), mientras la prensa que apoya al PP es prensa “esclava”, “pagada” o subvencionada”). Todo esto forma parte de un ambiente divertidamente progre. Así, los graves pecados del PP son siempre peor vistos y más condenados que los del PSOE y las culpas de los conservadores son más grandes que las socialistas, por ejemplo. A los grandes políticos conservadoras se les dice retrógrados o fascistas y hay que “barrerlos de la faz de la tierra”, mientras nadie llama marxista a un marxista o leninista a un leninista, y a la más rabiosa actualidad me refiero. Ese ambiente social en el que es más moderno ser de izquierdas que de derechas y los robos, latrocinios, timos, desfalcos y otras fechorías del PP han propiciado el ascenso de Podemos, a pesar de que ningún español quisiera vivir en los países que sirven de referencia a Pablo Iglesias y los suyos, sin que hayan surgido partidos con argumentos conservadores, defendidos con éxito en Italia, Francia o Polonia por partidos similares. VOX ha tenido que plegar alas y esperar mejor ocasión, aunque este sábado celebra primarias, por cierto.

Y en estas van e imputan a Chaves y Griñán. Ya les digo que para las huestes progres sus pecados son menores que los de derechas. “Al menos no robaban en provecho propio, sino que distribuían esos millones entre los trabajadores. Con generosidad y altruismo. Tendrán que dimitir porque las leyes son para todos, pero no me negarán que no son culpables como los ladrones del PP”. (1)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(1) Oído esta tarde en la cola del pescao. Estuve hablando diez minutos con esta persona sobre el voto cautivo, la compra de voto en Andalucía, las mariscadas sindicales y otras zarandajas así, pero no me sirvió de nada. La realidad era que si son de izquierda tienen bula. Bajé la cabeza, pagué mi pescadilla y unas pocas sardinas y me fui a casa. Triste.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.