Palencia es una emoción:

15 julio 2015

El ministerio de la verdad

Nunca un político se pudo fiar de la prensa, excepto de la prensa domesticada, claro. En general, un periodista publicará siempre todo lo que sea noticia y si hace cosquillas al mandamás... con mayor motivo. Ya conoce usted la opinión de Rajoy sobre la Sexta, por ejemplo.

El lío que se tienen en el ayuntamiento de Madrid con las tasas es un lío de principiantes. De principiantes descuidados, de esos que van de "sobraos", que no entienden de precauciones porque ellos no se equivocan nunca. Y ese lío es manjar para la prensa. Excepto para la prensa domesticada, que siempre está, como las follamigas, para hacer un favor y echar... una mano al jefecillo de turno.

Tontos de capirote son la Maricarmena y compañía cuando nada más llegar se meten en un embarrao de este tipo, sin un mínimo de coordinación previa. Llegar al poder y saber que pueden subir los impuestos está en el manual del político recién llegado pero esto de llevar a la realidad el ministerio de la verdad nos lleva a Corea del Norte o, mejor, a los orígenes podemitas: el control absoluto de la verdad, y por lo tanto de la información, de democracias sui generis como la chavista.

El fango de la corrupción de unos y otros, la inutilidad de otros y unos, durante tantos años de "socialismo popular" nos ha dejado en poder de estos demócratas de poca talla, de boca fácil y desmentido inmediato. Y si para ello es necesario materializar el ministerio de la verdad podemita pues se inventa, BOE por medio. Lenin, en su tumba, se estará cabreando por no poder tomar parte del próximo gobierno de España. Sustitutos no le faltan, basta con echar un vistazo a sus blogs, a sus tuits o a su facebook. 

Seguidores del blog

Otros blogs míos.