Palencia es una emoción:

05 febrero 2010

Zapatero, el presidente más "in"

La Biblia da para mucho y admite muchas lecturas, interpretaciones y manipulaciones, ¿alguien creía que nuestro presidente no iba a encontrar un pasaje al que agarrarse? Zapa ha cumplido correctamente su papel en una reunión en la que primaba el sentido espiritual y trascendente de la vida, sentidos de los que él y su gobernación carecen. Ha cumplido porque les ha dejado a todos, a todos los que se interesasen por saber más de ese extranjero que ha hablado hoy, creyendo que es un líder serio.
Pero si Zapa carece de algo es de seriedad, la misma carencia que ha llevado a España al descrédito internacional. A Zapa le pedían interpretar un papel y lo ha hecho a las mil maravillas, ha dejado a toda su audiencia con buen sabor de boca, otra de las cosas que nuestro melifluo presidente sabe hacer muy bien. Siempre ha sabido qué tenía que decir en cada ocasión, a cada audiencia.
Pero, quien no te conozca que te compre, detrás de toda la parafernalia y el oropel de su verbo florido se esconde la vacuidad más absoluta, después de engañar a su audiencia americana tendrá que regresar a España y enfrentarse a la dura realidad: la caída de su credibilidad pública y el desafecto de grandes masas de votantes en medio de una concatenación sin fin de malas noticias económicas y la desorientación de sus ministros. Hay agonías que pueden ser largas y demoledoras para quienes están alrededor y la de Zapatero puede hundir las pocas expectativas positivas que le quedan al PSOE.
Conviene que las agonías sean breves, al menos las agonías gubernamentales, para no arrastrar a los pueblos durante años por la debacle económica, financiera, social, laboral y moral. Le queda demasiado tiempo a esta legislatura para que la podamos terminar sin que deje lastrada la historia de España. El gobierno indeciso, el gobierno del no pero sí, el gobierno del hoy adelante y mañana atrás, el gobierno del quién sabe dónde, debe ser sustituido cuanto antes, tiene toda la razón José María Barreda.
El descenso de la Bolsa, el descenso de los derechos de los trabajadores, de los pensionistas, de los parados, el cierre de empresas, la dilapidación de millones en generosas y onerosas propinas salidas de los presupuestos generales, la pérdida de valores sociales y éticos de una España desnortada, aconsejan una rápida transición a otra forma de legislar, a un gobierno que no pretenda atacar el paro con leyes de aborto libre, que no conteste a la enorme crisis económica con la ley de “libertad” religiosa y que al cierre de empresas no responda con memorias históricas.
A España le conviene que se instaure un nuevo PSOE, incontaminado e inspirado, que prescinda cuanto antes de un presidente inepto, ineficaz e incapaz que llegó a la Moncloa in albis y dejará al partido in articulo mortis, causándole un daño incalculable. España necesita un nuevo PSOE que prescinda del verbo incendiario de José Blanco para votantes incautos y de los discursos incensarios de Leire Pajín para adoctrinados inconscientes, un PSOE que elimine infumables ministras infantiles y que esté decidido a incorporar innovaciones inmediatas e inaplazables.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.