Palencia es una emoción:

05 noviembre 2011

Rubalcaba, cesado


Como los malos entrenadores de fútbol Rubalcaba no se comerá el turrón en el banquillo del PSOE. Tal como vienen las encuestas, sobre todo una, la importante, la del CIS, a Rubalcaba le quedan días, un par de semanas, para que le obliguen a presentar la dimisión. No sé si habría sido o no un buen presidente de gobierno, depende de cuánto se alejase de su nefasto predecesor. El hecho de heredar una crisis tan profunda habiendo sido cómplice de ella como ministro hace imposible su elección. El PSOE está hundido, España también y ni siquiera algunos de sus correligionarios le apoyan firmemente, aunque de cara al exterior todo sean buenas caras. De momento basta observar que han regresado de su brazo a la actualidad dos jubilados socialistas, dos de las personas que había marginado Zapatero. Pero si el resurgir socialista depende de los jubilados... ¿dónde está la renovación, dónde el futuro, dónde la esperanza? La presencia en el mitin de Dos Hermanas de González y Guerra es la confirmación del desastre zapateril. ¿Por cierto, dónde está Zapatero, cuántos mítines va a dar, acaso lo esconden?

España va a dar un bandazo, confiando mayoritariamente en Rajoy y otorgándole una aplastante mayoría y por lo tanto una enorme responsabilidad. ¿Y el PSOE? ¿Qué va a ser del PSOE? Un descalabro importante debe ser, será, un punto que indique el retorno, no cabe esperar que le suceda lo que ocurrió con UCD. Sin embargo en el mitin sevillano hemos visto, así como en declaraciones de Rubalcaba, las primeras imprecaciones contra la Iglesia, qué tradicional obsesión, ¿no es eso inmovilismo decimonónico, no es eso un gesto demasiado rancio? ¿Es la Iglesia un problema para España, impide el progreso de la industria, de los obreros, de los marginados? Bueno, pues de momento el programa socialista va por ahí. ¡Qué adelanto!

El futuro, ¿por dónde va a ir el futuro del PSOE? Rubalcaba está descartado, no se comerá el turrón y pasará a la reserva, será un diputado más, quizá enseguida sea un jubilado de oro, nada parecido a los jubilados obreros, y enseguida pasará al recuerdo, en las siguientes elecciones apoyará al candidato socialista como ahora lo ha hecho Guerra. El futuro pasa por los jóvenes Patxi López y Carme Chacón. Dado el radicalismo nacionalista de ésta y que el apoyo del PSC será imprescindible... ¿alguien admite la apuesta de que será la próxima candidata del PSOE? Dada su actitud catalanista, su defensa de lo catalán frente a lo español, de lo particular frente al bien general... ¿cuántos votos va a dejar de tener el PSOE en Sevilla o Valladolid?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.