Palencia es una emoción:

09 mayo 2012

Los traductores del Senado


Arde Twitter, el PP no quiere retirar los traductores de Senado y gentes siempre próximas al partido conservador se sienten burladas. Yo he defendido en tiempo pasado la existencia de los traductores en cuestión aludiendo a que su gasto en una España multicultural era insignificante en relación al presupuesto del Estado. Eliminar ese gasto en la España de un aeropuerto en cada capital de provincia era ridículo y ayudaba a la integración de nacionalismos siempre plañideros y a veces acomplejados. Rectifico y me la envaino.

Cuando hay que ahorrar en los modos y maneras en que el gobierno nos impulsa es porque hay que ponerse a ello con exigencia. Hay que suprimir todos los gastos prescindibles y si es necesario hasta el loro se queda sin chocolate. Y cuando las pensiones sufre, cuando los despidos se amontonan, cuando las rebajas de sueldo se suceden, cuando los presupuestos de Educación y Sanidad se encanijan… el loro se debe quedar sin chocolate.

Pero a los políticos se les olvida que están al servicio del pueblo y no de sus megalomanías, y si el pueblo no tiene para comer filete todos los días los políticos no deben sentarse a mesas repletas de marisco. Pagar innecesariamente ese dinero es hacernos la peineta a todos los españoles, trabajadores despedidos, funcionarios congelados, pensionistas olvidados… Pero no sólo el chocolate del loro debe suprimirse, que le den al loro por debajo de la cola y se quede también sin su emisora autonómica de Loritolandia. Que dice Artur Mas, el molt honorable, que a él nadie le toca la tele, que la tele es suya porque en ella se crió allá en el Llobregat.

Pero si cerrando alguna de las varias cadenas catalanistas, catalanizadoras (sí, y también de las españolistas y españolizadoras) conseguimos que haya más maestros o que no se cierren plantas de hospitales o que las tarifas de tren no suban astronómicamente habremos logrado un bien público, puede que algún partido dominante y su ideología (ahí está la madre del rebaño) se sienta dañado, pero sus intereses son privados y minoritarios.

Toca sufrir, toca apretar los dientes y cerrar los puños… pero a todos, coño, a todos. 

Seguidores del blog

Otros blogs míos.