Palencia es una emoción:

26 agosto 2013

Unos chistes de maricones

Echo mucho en falta aquellos chistes de maricones que contaban en la tele. ¿Se acuerdan de aquellos programas de entretenimiento, generalmente los sábados por la noche?  Siempre había alguien que contaba chistes. De maricones generalmente. O de gangosos. Me acuerdo mucho de aquellos programas.

No, en realidad no es que los eche en falta, es que me acuerdo de ellos, repito, cada vez que veo algunos programas actuales. Quiero creer que se fueron suprimiendo a medida que los partidos políticos, presionados por sus correspondientes lobbies, nos presentaban como homofobia fascistoide todo lo que no fuese apoyo entusiasta a la causa gay. Y los chistes de homosexuales se suprimieron porque eran políticamente incorrectos. También los chistes de gangosos que contaba Arévalo... ¡Qué tiempos aquellos en los que uno se podía reír sin caer en desgracia, sin que le llamasen carca, facha, retrógrado o de derechas!

Ahora todo eso es políticamente incorrecto, digo yo si será por ello por lo que Esteso y Arévalo han colgado el micrófono, si es que lo han hecho, cosa que desconozco. Ahora lo políticamente correcto es que salga un tío con barba de cuatro días, pendientes hasta en los párpados y suelte tres blasfemias cada dos palabras. Qué risa da reírse de esas cosas tan divertidas. Ahora lo políticamente correcto es que en los realities (qué anglicismo más estúpido) salgan cuatro tíos metiéndose mano, follándose, insultándose, humillándose hasta las lágrimas.

Qué risas da cuando a una tía buenorra hasta morir la embadurnan
de chocolate, qué ganas dan de lanzarse encima a chuperretearla. Eso sí es aceptable en nuestra sociedad exquisita, eso sí que provoca risas, eso sí que es tolerado por aquellos que se la cogen con papel de fumar cuando hablamos de "maricas" en vez de "hombres con gustos diferentes". Ay, si la mujer enchocolatada hubiese resultado un transexual, la que le habría caído a la cadena televisiva por ofender las normas políticamente correctas.

Qué risas cada vez que nuestras amadísimas televisiones se saltan el horario de protección infantil y en plena tarde nos sacan esas edificantes conversaciones entre cultísimos tertulianos que se amenazan públicamente, comentan explícitamente sus aventuras sexuales sin ahorrarnos lujos y detalles... Eso no ofende la moral de nuestra estúpida sociedad. Pero, no, eso no, que se llamen "maricones" no, eso no se puede permitir. "Cabrones, hijos de puta, mecagüen tu puta madre"... Eso sí, eso está bien, nuestra progresista sociedad admite eso y muuuuuuucho más.

Pero chistes de maricones y gangosos que ni se les ocurra, oigausté.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.