Palencia es una emoción:

22 septiembre 2013

Abdicación

No, no soy republicano, no especialmente al menos, ni más ni menos que la inmensa mayoría de los españoles, ésos alejados de la política, de los partidos, ésos que piensan cada día en su trabajo, su familia y cómo sobreviven todos a la crisis. No, no soy especialmente republicano porque ahora mismo no entra en las prioridades del ciudadano español. Tenemos otros desafíos más inmediatos y acongojantes. No, tampoco soy monárquico, aunque hubo un tiempo en que fui juancarlista.

Ya. Se acabó, punto final. El rey va a estar varios meses de baja por enfermedad. Otra vez. El rey va a ser operado de la cadera. Otra vez. Y no va a abdicar ni a dejar momentáneamente la Jefatura del Estado en manos de su hijo. Va a regir España desde el quirófano, desde la cama del hospital o desde su propia habitación. De baja. Vamos a estar si rey, sin Jefe del Estado. La verdad es que no debería ser algo preocupante pues el papel que la Constitución otorga al rey es de mero refrendador de decisiones ajenas, sin ningún poder de verdad, con lo que su ausencia no debería notarse…

Su papel de líder por encima de la disputa partidaria no conduce a ninguna parte, hace tiempo que dejó de ser efectivo, la autoridad moral que un tiempo tuvo sobre los partidos la perdió cuando no supo manejar la situación, cuando los falsos brotes verdes acabaron con el Estado del Bienestar y los derechos de trabajadores, jubilados o niños, cuando “lo de Cataluña” empezó a no tener remedio, cuando España empezó a irse al garete sin que nadie oyese su voz pidiendo que las cosas volvieran por donde solían.

Su papel de líder social empezó a perderse desde el mismo momento en que su ligera vida privada fue del dominio público, cuando dejó de ser ejemplo para las familias españolas, cuando su moral no sirve de ejemplo para España.

No soy republicano pero el rey debe irse, quizá los que no somos monárquicos nos hagamos felipistas de Felipe VI… No soy republicano porque a la mayoría de republicanos le interesa  la segunda República, no la tercera, y por ahí no paso, pero el rey es una fábrica de republicanismo. Quizá por eso sería mejor para la monarquía que pasase a engrosar las filas de los pensionistas y Felipe VI subiese a los altares… o al menos al trono. Si hay un momento oportuno es el presente.


Son demasiados años, demasiadas operaciones, demasiadas bajas, demasiadas caídas, demasiadas veces sujetado en el último segundo, demasiada incapacidad, demasiadas cacerías, demasiadas Corinas… Si hay un momento oportuno es el presente. O llegará de nuevo esa segunda república que algunos insensatos defienden sin rubor, sin memoria, impúdicamente.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.