Palencia es una emoción:

27 febrero 2015

Salud y república

Alberto Garzón, el nuevo dirigente de IU, se despidió del debate sobre el estado de la nación espetando a los presentes un “salud y república” muy propio de cualquier aspiración humana: no pillar un resfriado y ponerse a mandar.

Hemos copiado de los norteamericanos este invento del debate sobre el estado de la nación  (¿De verdad somos una nación? Zapatero, siendo presidente del gobierno, admitió las dudas) pero hace tiempo que estoy convencido de que, más allá del nombre y de algún que otro decorado de cartón-piedra, poco tiene que ver el original con la copia. En nuestra Cámara lo que importa es ofrecer un rápido titular para las entradillas de los telediarios o para las portadas de los periódicos amigos. En definitiva, un surtido de raciones de agit-prop para alimentar bien a los que han de votar.

Esto de “Salud y República” tiene la misma construcción publicitaria que “Beba Coca-Cola”: concisión y contundencia. Quede claro al lector que si este debate se plantea de verdad en la sociedad haré lo mismo que Humphrey Bogart anunciaba a los nazis de “Casablanca”: me adaptaré a los tiempos que vengan. Pero puestos al tema publicitario déjenme preguntar a Garzón II a qué república se refiere, porque cuando me piden que beba Cocacola sé qué quieren que beba, pero ¿cuando me hablan de república a qué república se refieren? ¿Cuba, Corea del Norte, Venezuela? Y cuando la prefieren a las monarquías, ¿a qué monarquías se refieren? ¿Monarquías tan atrasadas y antidemocráticas como Dinamarca, Suecia, Holanda? ¿O a lo peor la cuestión depende más de las personas que del sistema y eso nos lo ocultan? La publicidad siempre tiene un lado oculto, claro.

Simple publicidad, bastarda publicidad, mísera publicidad. ¿Qué buscaban los grupos parlamentarios ante el atril? ¡Su ratito de gloria a la hora de la comida de los españoles! Llegarán los tiempos en que en los anaqueles del El Corte Inglés podamos comprar cuarto y mitad de democracia.

¿O además de la bella oratoria sirve para algo que Rajoy anunciara millones de puestos de trabajo en cuantito le votemos a él, solo a él y a nadie más que a él? ¡El milagro de los panes y de los peces en versión siglo XXI! ¿Puedo demandarle por incumplimiento de contrato si otra vez más quebranta su palabra?


¡España se verá en las urnas entre la casta y la caspa!

Seguidores del blog

Otros blogs míos.