Palencia es una emoción:

09 octubre 2016

Donald Trump: “La azotaría hasta que sangrase” *

Imperios tan asentados como el romano se hundieron trágicamente a lo largo de la historia. Aún ya lejos de sus mejores momentos su desaparición se creía imposible, incluso cuando se iba acercando su momento final nadie lo veía venir. Igual que la romana civilizaciones invencibles se han hundido y desaparecido, aun cuando nadie lo esperase. En todos los casos hay que añadir que cuando los interesados quisieron reaccionar fue demasiado tarde, no hubo supervivientes.

Las posibilidades de ver desaparecer la civilización actual en lo que me queda de vida son escasas, pero me pregunto si ese final, lento y agónico, no se ha iniciado ya. Y me lo he preguntado últimamente al ver la deriva que llevan las elecciones americanas, al presenciar cómo Donald Trump iba en algunos momentos ganándole el terreno a Hillary Clinton. Sí, reconozco que al ver los problemas de ésta con el delicado asunto de sus correos electrónicos también me lo he preguntado. ¿No son ambos un peligro para EEUU? ¿No son una muestra de la degeneración de esa sociedad?

Y bien pensado: que ambos dirigentes tengan millones de seguidores que jamás se cuestionen el apoyo que les proporcionan a pesar de sus disparates, que den por descontado que la penosa condición de su candidato no tendrá consecuencias para su mundo ¿no es una muestra de las limitaciones culturales, sociales y educativas de los EEUU?

Hoy EEUU y todo el mundo que cabe bajo su influencia está escandalizado por las declaraciones machistas de Donald Trump y de la desfachatez de éste. Desde hace tiempo viene mostrando su mente retorcida con descalificaciones generalizadas a las mujeres y sin embargo las encuestas lo mantienen en todo lo alto, con millones de partidarios, millones de mujeres entre ellos, que no consideran una manifestación de su peligrosa mente que refiriéndose a una mujer periodista se le escapara: “La azotaría hasta que sangrase”.

Su machismo, su agresividad y su desprecio a  los demás no significa nada para sus millones de votantes, están convencidos de que será un privilegio que los dirija quien piensa así; no ven enfermedad, error o desvarío en esa actitud asocial. O si lo ven lo perdonan. ¿Quién está enfermo, quien pronuncia esta frase o los millones que le apoyan, que no ven en esta actitud un peligro para la sociedad?

Me parece un signo de los tiempos futuros que millones de personas estén dispuestos a votar a un tipo así. El hundimiento de las sociedades es siempre muy lento, tanto que nadie es consciente de él, solo lo ven las generaciones siguientes al estudiar Historia. Me gustaría saber qué dirán de nosotros, de esta nuestra sociedad que se encoge de hombros con indiferencia tanto ante la estulticia y la brutalidad de esta frase como lo ha hecho ante la corrupción.
………………………………………………………………………

*No, no me he equivocado, amigo lector. Si no me entiende tal vez el equivocado sea usted. 

Seguidores del blog

Otros blogs míos.