Palencia es una emoción:

13 octubre 2016

La fiesta ¿nacional? de España

(Mi artículo semanal en Onda Cero Palencia)

Muy buenos días, tardes o mañanas o lo que sea, Julio César y amigos oyentes, que con estos traslados de acá para allá, ahora sales, ahora no sales que es fiesta, dale que ahora te toca… ando un tanto despistado. Por cierto, ¿qué fiesta fue ayer? Entre unos y otros en España, en lo que va quedando de España, se nos complica tener una fiesta nacional…  Y mire usté, que nos sobran motivos y fechas y actos heroicos y loables con los que teñir de rojo festivo unos cuantos días en nuestros calendarios… pero nunca lloverá a gusto de todos. España es asín… (sí, con “n”, quede claro, quede claro…)

El caso es que nunca habrá una fiesta nacional que los ciudadanos celebremos en la calle, con globos, cohetes y verbenas… ¡Me dan una envidia los franceses…! Y los chinos y los senegaleses y los rumanos o vietnamitas o….Y mira, déjenme que insista, que tenemos motivos históricos para celebrar, que se pone uno a hojear un manual de Historia, a ser posible el del antiguo bachillerato, no estos opúsculos actuales, y hay para montar fiesta todos los meses. Digo fiesta, fiesta. Fiesta nacional, no digo botellón en los extrarradios de la patria; digo fiesta de la gente en la calle, no de gente en el sofá; de jornada de alegría popular y no de televisión desde el desayuno. Pongamos que fuésemos normales.

Por cierto, me parece genial que ayer hayan desfilado los militares. Genial. Son imprescindibles si hablamos de libertad e independencia. Pero me gustaría que alguna vez desfilaran, aunque menos marcialmente, los maestros, déjenme decirles. Sí, ya sé que arrimo el ascua a mi sardina pero también son imprescindibles si hablamos de libertad e independencia. Cuanto más culto es un país más libres e independientes serán sus ciudadanos. En mentes embrutecidas siempre es más fácil dominar.

Pero a los españoles nos da miedito celebrar cualquier cosa que se llame “nacional”. “Ah, no, facha yo, no”. Somos raritos nosotros. Preferimos llevar camisetas o abrigos o chaquetas en los que muy vistosamente ponga “U. S. A”. O quizá “Scotland”.  Cualquier cosa. Preferimos “Narnia” a España, “ah no, facha yo no.” Pero alguna fiesta nacional hemos de tener alguna vez…

Y la de ayer es una de tantas. Suficientemente buena. Las críticas de los acomplejados de siempre se permiten juzgar acontecimientos del siglo XVI con los criterios éticos y morales del siglo XXI. ¿Podemos juzgar hechos de hace 500 años con los criterios de hoy? Oiga, que por el medio ha habido una Revolución Francesa, una Declaración de los Derechos Humanos, hemos pisado la Luna y hasta hemos mandado cochecitos a Marte que hasta nos mandan selfis!!! Y si quieren hablamos un poco de la parte positiva, que la hubo, que aquellos señores iban en taparrabos y hacían sacrificios humanos.

Si todos los pueblos del mundo fuesen tan hipercríticos consigo mismo como los españoles ¿qué estarían diciendo los ingleses de su… de su… “colonización” de Norteamérica? Oiga, que no dejaron a uno, que los pocos que quedan los tienen… no sé dónde los tienen pero si vas a los Andes, si vas a Lima, a La Paz, a Quito. Si vas a Centroamérica, los ves en cada esquina, se los ve en sus respectivos ejércitos…  Pero no, en West Point no los ves. Por algo será. Los alemanes nunca andarían golpeándose la cabeza con su historia después de haber provocado dos guerras mundiales. Dos, oiga, históricamente estamos hablando de ayer mismo. No lo harían nunca los alemanes, bueno, lo harían si fueran españoles.

Que nada más, señores, que me voy; que todos los países tienen su fiesta nacional con sus ciudadanos en la calle con banderitas, cerveza y pijadillas así y no tumbadotes en el sofá viendo a los pedorros habituales. A mí me da igual una fecha que otra, nos sobran tantas como malos políticos, pero eso sí, déjennos celebrar alguna sin tocarnos las meninges. Qué envidia me dan los franceses, joer. Y todos los demás.


Y adiós, señores, que si ustedes quieren más guerra, en Twitter me tienen a su disposición. @pedrodehoyos se despide de ustedes hasta… hasta cuando toque la semana que viene, que posiblemente sea el miércoles si la autoridad competente no prevé otra cosa. 

Seguidores del blog

Otros blogs míos.