Palencia es una emoción:

30 noviembre 2012

Cataluña y Castilla


No sé si el lector que se ha alegrado de la derrota de Artur Mas es consciente de que el Parlamento catalán tiene una amplia mayoría separatista. Soy de los convencidos de que en una generación Cataluña podría ser independiente, lo que sería un alivio para muchos españoles.

A Cataluña se marcharon miles de castellanos para producir riqueza, pagar impuestos y desarrollar aquella región, puesto que nadie les daba medios para desarrollar la nuestra. ¿Un ejemplo? Todas las fábricas textiles que desaparecieron en Palencia y surgieron como setas en Cataluña. ¿Otro más reciente? Galletas Fontaneda, obviamente.

España se va a derretir para intentar mantener a Cataluña y al País Vasco en su seno. Con la excusa de "Toíto te lo consiento menos faltarle a mi mare" Artur Mas se va a salir con la suya, un ventajoso "konzierto ekonomiko" como el vasco, ese privilegio medieval que sangra a los españoles pobres para mantener a los ricos.

Y ello será con el voto de los parlamentarios palentinos que en las Cortes apretarán el botón que les mande su jefe de filas, sin importar lo que signifique para su tierra y para nosotros, sus paisanos y supuestamente defendidos. Las órdenes de Ferraz (Federalismo asimétrico) o Génova (Automonismo diferenciado) serán seguidas a rajatabla por aquellos que Palencia ha elegido para su defensa, sin que ello pueda frenar la secesión.

Me produce envidia enfermiza que los socialistas catalanes sepan oponerse a sus "hermanos" madrileños cuando lo creen oportuno, ansío que el PP de Castilla y León sepa defender a sus paisanos como lo hacen los populares catalanes.

Tragaremos, al tiempo, con ese federalismo o esa autonomía impuesta por los dos partidos para favorecer a Cataluña.  Los castellanos nos hemos especializado en votar repetidamente a diputados que se encogen de hombros ante la desaparición de nuestros pueblos, de nuestros ganaderos y de nuestros agricultores, que quizá tengan también que emigrar a Cataluña, al País Vasco o a Suiza para tener futuro.

Los nacionalistas catalanes reclamaban un injusto e insolidario concierto económico como el vasco, ésa era la meta que buscaban al exigir un referéndum de independencia, y a pesar de la sonora derrota de Artur Mas lo van a conseguir.

Duele que España discrimine a los que más españoles se sienten, pero es mucho más mortificante si lo hacen con el voto y el apoyo de quienes que tienen por encargo salir en nuestra defensa. Dejémoslo en cabritos.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.