Palencia es una emoción:

23 noviembre 2012

Moros y chinos


Conste, lector, que hoy vengo con muchas ganas de provocar. El caso es que estoy convencido de que tarde o temprano todos seremos moros o chinos. Nosotros no, nuestros hijos lo serán si nadie lo remedia. Allá ellos.

Tan preocupados como estamos, con absoluta justicia, por la crisis económica no nos damos cuenta de otros problemas que nos rodean. Que somos pocos y viejos es sólo uno de ellos, no es sin duda el más apremiante pero no deja de ser una bomba de relojería en nuestro bajo vientre.

Durante un tiempo creímos que los hijos de los inmigrantes pagarían nuestras pensiones, pero ahora que están emprendiendo el viaje de regreso con el fruto de su trabajo en sus bancos volvemos a vernos como estábamos: desnudos de futuro.

Hemos organizado nuestra sociedad para la inmediata satisfacción de nuestras necesidades y caprichos, sin una mirada a lo lejos, sin prevenir el futuro, sin buscar la continuidad de un bien social duradero. No me refiero a que estemos acabando con las fuentes de materias primas, con nuestros bosques y animales, que también, sino que hablo de que nuestra cortedad de miras sociales.

El modelo económico está fracasando y con él el modelo social, educativo y de futuro en general. Tengo para mí que chinos o musulmanes nos van a comer por los pies; económicamente unos, trabajando de sol a sol, sin derechos ni libertades, viviendo en semiesclavitud, destinados a producir más sea como sea, y por la presión de la natalidad los otros.

La natalidad, ay. Estábamos tan dedicados a vivir bien, a irnos al Caribe cada verano, a enseñar por la calle Mayor los últimos modelitos comprados en las tiendas más caras que nos hemos olvidado de tener hijos. Con lo caro que sale. Y lo que cuesta educar en esta jodía época.

Lo bueno que le veo al asunto es que yo no lo voy a ver, que se fastidie el que venga detrás. El problema no es sólo que en unos pocos años Palencia será una provincia desértica sin que nuestros representantes -éstos que tanto cobran y tanto se llenan la boca con nuestro nombre cuando hay elecciones- hayan hecho algo por evitarlo.

Voy más allá: Cuando el sucesor del sucesor del sucesor de Rajoy se dé cuenta, la re-reconquista árabe de España ya habrá dado comienzo y nuestra suerte la dirimirán los dirigentes de esa cosa tan rara que es el comunismo chino y los más exaltados y más desgreñados de los que estiman que ver el tobillo de una mujer es una inmoralidad. Ustedes escojan.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.